Sociales

La cigarra y la hormiga, toma 2 (Disculpas a Esopo, Excuses à La Fontaine)
por William Eaton

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

La cigarra y la hormiga, toma 2 (Disculpas a Esopo, Excuses à La Fontaine)
por William Eaton

La cigarra y la hormiga, toma 2

La última vez que estos vecinos de pradera se encontraron, otoño tardío o principios de invierno, la cigarra en su estómago sintió que le entraba un hambre atroz. Y así la laboriosa hormiga se le suplicó lastimosamente, para cambiar un poco de las existencias de invierno por las delicias del canto del verano.

Pero la hormiga, siendo hormiga, no se dejó por las artes de otros impresionar. Diluían el trabajo con los placeres y olvidan planear por adelantado. “Cantaste, cantaste”, le dijo al otro insecto, “Mañanas cálidas y noches refrescantes. Así que ahora tienes hambre – hay una sorpresa. Intenta bailar por tu pan.”

Pero a continuación llegó, como siempre lo hace, abril con todas sus esperanzas, sus pájaros que trinan, sus árboles que florecen, sus rayos cálidos que aflojan las extremidades. Los niños corrían y gritaban. Libera ahora la libertad que tanto disfrutaban. Pero la hormiga el trabajo se sentía más y más; las horas que se alargaban, día tras día.

Y todos los almacenes que había acumulado, reventaban el mismo suelo. Mientras que incluso las moscas, pensó afligido, disfrutaban de sus alas de gasa. Suponiendo que yo me detuviera, dejar brevemente mi carga en el suelo, estirar una pierna y luego otra, ¿agitar las antenas en medio de los sonidos de la primavera?

Pero bailar es algo (pensó un poco más) que no sé hacer. ¿Qué profesor de seis patas podría enseñarme un paso o dos? Y mirando a su tegumento, a sus paredes de quitina, de color negro opaco, las bailarinas, pensó, sabrían también de las rebajas en los pantalones y los zapatos.

Había visto a otros insectos intentando por las mañanas, los días de reposo, en leggings que hacían juego con sus camisas y gorras, en filas, cabezas solemnes levantadas. Cuántas veces se había preguntado, pasando a la lucha de trabajo: podría ser yo, ¿junto a una hormiga hembra? ¿bailando toda una hora?

Justo entonces llegó ese viejo grillo, el largo y magro invierno terminado. ¿ Como su timbal vibrante graznaba, lleno de risas, diversión de abril. “Bailando”, la hormiga distinguió esa palabra omnipresente. “Bailar, ya sabes, no se aprende, marcado con las últimas baratijas.

“Abre los ojos, cosa siempre acumulada, mira a los que por las flores fluyen. El baile, verás rápidamente, no tiene nada que ver con la ropa. Y el trabajo a los que les gusta bailar es más ajeno que podrido. Bien fuera de la línea que tendrá que ser, ¡después de una buena siesta matutina!

“O escabullirse hacia tus pequeños agujeros, lleva todas tus hojas y cosas, dejad la canción de la primavera y el sol del verano a los que nunca tendrán suficientes. Bailando muchas criaturas aprenden cuando vienen por primera vez a esta tierra. Pero me temo que esta lección se pierde para siempre en aquellos que se enamoran del trabajo.

“Y dejemos que esta canción concluya con un último consejo demasiado cálido: los cantantes, sí, pueden conocer el hambre, y los bailarines -y tú también- deben morir… Pero mientras que la ingeniería compulsiva a través de largos y fríos inviernos aumenta las existencias de residuos tóxicos y marca y deforma los países,

“¿Qué ofrecen los bailarines y los músicos que perseguían dulces néctares sin casta? ¿Qué podemos aportar en el mundo? Nada más que deleite.”

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Leave a Comment

Your email address will not be published.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

You may also like

Leer más…